lunes, 13 de octubre de 2008

A mi.

Mis manos eran sus manos,
mi alma era su alma,
mi cama era su cama,
Mis ojos, solo veían sus ojos,
Compartía mi respiración solo con el,
mi vida,
mis manos,
mis pies,
mis suspiros...
Hasta que desperté.
Me di cuenta que,
Me desempolvé,
Me desahueve,
Y comencé a juntar mis ramas,
Arme mi figura again,
Abrí mis brazos a lo ancho de mi cama,
Y lo saque.
Porque me gustaban los ojos de Mauricio,
Las manos de Guillermo,
Las locuras de Christian,
Y muchos, muchos, muchoooos, más.
Ahora se que solo me se,
Y que nadie más me va a saber,
Al menos que alguien me sepa,
como yo quiero ser.
SER UNO MISMO,
ES SER UNO MISMO A FONDO,
SIN HUEVADAS ,
SIN MAQUILLAJE,
SIN PEINADO,
CON ENRREDOS O SIN ELLOS,
PERO UNO MISMO A SECAS.
Y encontrarse esta a la vuelta de cualquier esquina,

pero uno debe dar la vuelta a solas.

3 comentarios:

WeedHog dijo...

Al final de todos los golpes siempre acabamos aprendiendo que no debemos perder la cabeza o llenarnos de ridiculas mascaras.

Porque de tanto fingir, un dia solo despertaste y de pronto ya no eras tu; catorce verrugas grandes te habian salido en la cara.

Y Carrión murio de verruga.

Y el alma se muere cuando la envuelves en papel periodico y la encierras en una pequeña jaula y encima le das la llave a alguien mas.

Que bien que lo empujaste de tu cama!

kela dijo...

el comment de weedhog me hizo recordar aquella pela en la que el tipo apretaba el botón al costado de su cama y la chica desaparecía..

hay momentos en que sí se debe apretar el botón pues..

El perro andaluz dijo...

Ecua